1. Viajar a Belgrado, ciudad más grande de Serbia, es una auténtica travesía por la historia.

A lo largo de las calles y los barrios de la ciudad aún se pueden ver las marcas que han dejado los numerosos conflictos bélicos a los que se ha tenido que enfrentar Belgrado. Se pueden ver aún actualmente algunos edificios derribados por bombardeos de la OTAN en 1999, que duraron un total de 78 días.

Sin embargo, tras la Guerra de los Balcanes, las ciudades de la antigua Yugoslavia han empezado a introducir un cierto progreso y a abrir sus puertas, paulatinamente, al turismo. La Guerra de Kosovo dejó a Yugoslavia destruida y como uno de los países más pobres de toda Europa, pero actualmente sus ciudades están en un proceso de reconstrucción que vale la pena conocer.

Belgrado significa ‘Ciudad Blanca’, y es cruzada por el río Danubio y el río Sava. Tiene más de 7.000 años de historia, siendo una de las ciudades más antiguas de Europa. Dada su situación geográfica, ha sido el centro de interés de numerosos imperios: por Belgrado han pasado los hunos, los romanos, los turcos, los bizantinos, los austríacos entre muchos más. 

2. ciudad de festivales

Durante los últimos años, la ciudad de Belgrado ha ido aumentando el número de festivales que acoge, llegando actualmente a tener un centenar, la mayoría de ellos de carácter internacional. Entre ellos cabe destacar el Belef, el festival de verano, el Belgrade Jazz Festival and International Film Festival, el Resonate –festival de Arte y Tecnología–, y el October Salon, de arte contemporáneo.

Uno de los festivales más populares es el Belgrade Beer Fest, la fiesta de la cerveza que se celebra durante cuatro días de agosto en el Novi Beograd. Cientos de miles de personas se reúnen en el festival en una unión entre la cerveza, que se llama Češco, y la música y el ambiente.

3. una vida nocturna según las estaciones del año

Los bares y discotecas de Belgrado abren o cierran según la estación del año. Los locales ‘de invierno’ se encuentran en el centro de la ciudad y abren desde Octubre hasta Mayo. A partir de entonces, la fiesta se desplaza a las zonas cercanas a los ríos, al aire libre con grandes espacios, terrazas, o incluso sobre barcos y balsas. 

Belgrado es conocida también por tener un gran número y variedad de discotecas y clubs, cada día de la semana. Algunos de los más populares son el 20/44, que se trata de una gran balsa situada en las orillas del río Sava, y está abierta durante todo el año. Este club es una apuesta segura ya que siempre hay ambiente y muchísima gente. Por otro lado, el Drugstore es una discoteca que ha abierto hace poco en Belgrado y que, como curiosidad, se ha construido en un local que antiguamente era un matadero.

Puedes planificar un viaje lleno de diversión y de fiesta nocturna con Travisy, según tus fechas y tu presupuesto, de manera totalmente personalizada.

4. no pasarás hambre con la gastronomía serbia

Dada la gran cantidad de influencias culturales que ha tenido Serbia a lo largo de la historia, en la gastronomía del país también se puede ver la confluencia entre Oriente Medio y Europa. Los ingredientes que destacan de la comida serbia son las carnes rojas, el queso y la pastelería. 

El Pljeskavica, una especie de hamburguesa hecha con carne picada de cerdo y cordero, es considerado el plato nacional de Serbia y puede encontrarse en puestos callejeros de las ciudades. También puedes probar el Ćevapi, también hecho con carne picada de vaca, pero en este caso a la parrilla y acompañado de pan y cebolla picada. Para el postre, a los serbios parecen encantarles las tartas de todo tipo: de chocolate, de albaricoques, de crema, de limón…

Recuerda que puedes planear un viaje gastronómico a Serbia, en menos de diez segundos, con Travisy.

5. hermosos paisajes y barrios con encanto

Belgrado no es una ciudad muy turística pero precisamente es aquí donde reside su encanto y belleza. Los lugares de interés están relativamente cerca entre ellos y se puede visitar la ciudad andando. Los distritos más de moda en Belgrado, donde podrás encontrar galerías de arte, los locales más alternativos y clubes, son Dorćol, Lower Dorćol y Kosančićev Venac.

Alejada del bullicio de la ciudad, a tres kilómetros al sureste del centro de Belgrado, se encuentra Senjak, distrito donde se encuentra el turón de Topčidersko Brdo, sobre el cual se consigue una vista privilegiada de la ciudad y del río Sava.

lugares imprescindibles en belgrado
fortaleza de kalemegdan

Con más de dos mil años de historia, actualmente es un enorme espacio en el que se encuentran viviendas huella del imperio Austro-húngaro, la iglesia ortodoxa Ružica (visitada por muchos universitarios antes de sus exámenes), el Observatorio y el Planetario, el Museo de la Armada, un área deportiva (pistas de tenis, baloncesto, etc)y el Museo Militar.

 

catedral saint sava

Templo Ortodoxo de San Sava y Karadore, héroe serbio que inició los movimientos de rebelión contra la ocupación otomana. Contiene la segunda cúpula más grande del mundo, su construcción empezó en 1935, pero la guerra y la falta de dinero ha hecho que el trabajo aún no está totalmente terminado. La entrada es gratuita.

 

calle Knez Mihailova

Se trata del centro neurálgico de la ciudad vieja de BelgradoStari Grad, y tiene el ambiente más bohemio y romántico de toda la capital serbia. Hay músicos callejeros, mimos y echadores de cartas a lo largo de toda la calle. Tampoco faltan locales de moda y las famosas tabernas (kafanes) donde degustar la bebida balcánica por excelencia: El rakia. Esta bebida incolora de 65-70% alcohol suele ser casera y enfrascarse en botellas de todo tipo.

puente de branko

Une Belgrado centro con Nuevo Belgrado o Novi Beograd. En esta nueva ciudad construida en el año 1959 al otro lado del río Šabac se localizan los edificios más representativos del poder comunista.

Si te ha picado la curiosidad tras leer este artículo, y te han entrado ganas de visitar esta ciudad, recuerda que con Travisy puedes planear tu viaje en solamente diez segundos, de manera totalmente personalizada.

Share this: