En la anterior publicación del blog os dábamos consejos para viajar barato, y el primero de ellos era encontrar las mejores ofertas de vuelos. Uno de estos destinos es Riga, capital de Letonia, donde en ocasiones se pueden encontrar vuelos por 10 euros. Hoy os queremos dar a conocer los lugares emblemáticos que ver en Riga y qué hacer en esta ciudad ex-soviética.

Os proponemos un itinerario realizado por Travisy para un total de dos días, suficientes para explorar esta maravillosa ciudad. Hemos optado por realizar un viaje cultural y un recorrido gastronómico por esta ciudad, con un presupuesto medio.

Riga es la ciudad más grande de Letonia. En esta urbe viven unos 760.000 habitantes, de los cuales aproximadamente un 30% son rusos o de ascendencia rusa, ya que Letonia se independizó de Rusia en 1991, hace ya 26 años. El centro urbano de Riga contiene varios edificios modernistas por lo que ha sido declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. 

Se trata de una ciudad relativamente pequeña, por lo que es ideal para visitar a pie. Es un destino ideal para unas vacaciones tranquilas y una escapada relax. Las calles son coloridas y los edificios tienen un especial encanto. Hay una curiosa mezcla entre la cultura letona –desconocida para la mayoría– y las numerosas influencias que ha recibido el país de otras culturas.

Día uno: explora la ciudad
1. jardín de vermanes, un verdadero oasis urbano

Se trata del jardín público más antiguo de Riga, creado en 1814. Separa el casco antiguo con el resto de la ciudad, y en él se pueden encontrar árboles exóticos y otras plantas. Está cruzado por un pequeño canal ideal para dar un paseo por sus orillas, e incluso se puede navegar por él en verano, cuando no está congelado. En esta estación también se realizan conciertos gratuitos en el recinto.

2. albert street y sus edificios de art noveau

Es una de las calles principales de la ciudad de Riga, y lleva el nombre del Obispo Albert, fundador de la ciudad de Riga en 1201. Gran parte de los edificios de la calle fueron diseñados por el arquitecto ruso Mikhail Eisenstein, la mayoría de ellos estilo Art Noveau, un movimiento artístico muy popular entre 1890 y 1910 que surgió como reacción al arte académico.

 

3. canal de rigapuro relax

Si tu elemento es el agua, este canal que atraviesa el parque Bastejkalna y que divide la parte antigua de la ciudad con la zona céntrica es ideal. Tanto para dar un paseo tranquilo a sus orillas, o para hacer subirte a un barco y hacer un tour en barca. Nada más relajante que un recorrido sin prisas mientras se observan los paisajes de la urbe.

 

comida: kalku varticocina báltica

Este restaurante, situado en el casco antiguo de Riga, es donde trabajan algunos de los mejores cocineros y confiteros de todos los Estados Bálticos. Su chef, Eriks Dreibants, ha definido y creado la gastronomía letona contemporánea, principalmente hecha a partir de ingredientes locales y productos de temporada. El menú del restaurante varía según las estaciones y el precio medio es de 25 euros.

4. ramer tower questjuego medieval de ‘escape’

Se trata de un juego ‘escape’, con obstáculos y retos en el que debes tratar de salir de la torre antes de que suene el reloj. ¡La torre es medieval y tiene un total de siete plantas! Además, todos los objetos dentro del museo se pueden tocar y tienes una hora para escapar de él. El precio es de 45 euros para grupos de entre dos y tres personas, mientras que es de 60 para 4-5 personas.

5. museo de arte riga bourse, entre oriente y occidente

En el museo hay tres colecciones de tres museos diferentes, y cabe destacar su exposición de piezas orientales, de Egipto, de Japón, de India e incluso de África. Es una visita ideal para complementar con un paseo por la ciudad, y si en cuestión de arte te gusta la variedad cultural. El precio por la entrada son seis euros y el museo se encuentra en Dome Square.

 

cena: restaurante valtera, ‘slow food’

Este restaurante sigue la filosofía de comida sencilla y sin complicaciones, el ‘Slow Food’, con ingredientes locales y frescos de Letonia. El local se encuentra en una calle tranquila en el centro de la ciudad, así que si quieres descubrir la gastronomía letona, no dudes en hacer una visita a este restaurante. El precio medio por persona es de 35 euros.

 

día dos: recorrido por la historia letona
1. museo de arte nacional de letonia

Como el nombre indica, este museo contiene la colección más rica y exclusiva de obras de arte nacionales de Letonia. Con más de 52.000 piezas de arte, el museo representa la trayectoria profesional y el trabajo de artistas nacionales desde el siglo XVIII hasta la actualidad. El edificio, que se encuentra en constante renovación, también es una obra de arte en sí mismo que vale la pena visitar.

2. museo judío de letonia

Fue creado por un grupo de supervivientes durante el Holocausto judío. Fundado en 1989, el museo quiere preservar la memoria y concienciar a la población sobre el desarrollo y presencia de la comunidad judía en Letonia. La colección tiene unas 14.000 piezas de entre 1913 a 1944, hasta la ocupación nazi del país, en la cual fueron víctimas el 90% de la población judía en Letonia.

3. museo de la ocupación de letonia

Se estableció en 1993 para exhibir artefactos, documentos de archivo y educar al público sobre el período de 51 años en el siglo XX cuando Letonia fue ocupada con éxito por la URSS en 1940, luego por la Alemania nazi en 1941 y luego por la URSS En 1944. Se trata de una visita imprescindible para conocer la historia turbulenta de Letonia, llena de ocupaciones extranjeras en el último siglo.

comida: kolonade, cocina abierta

Disfruta de una comida con unas vistas privilegiadas al Monumento a la Libertad y el Reloj Laima, saboreando un plato de gastronomía letona e internacional. Un restaurante sofisticado y con una carta sugerente que puede hacer que una simple comida se convierta en todo un arte. El precio medio por persona es de 34 euros.

 

4. museo abierto de etnografía letona

Se trata de un museo al aire libre donde se exponen un total de 118 edificios históricos recolectados de diferentes zonas y regiones de Letonia, datados entre el siglo XVII a 1940. Para decorar tanto el interior de los edificios como a los ‘granjeros’ se han utilizado más de 4.000 objetos etnográficos como ropas, muebles, objetos de la época… Una verdadera experiencia a través de la historia.

5. museo de art nouveau

En la misma calle Albert, se encuentra este edificio espectacular de Art Nouveau, el edificio que fue el apartamento de Konstantīns Pēkšēns, uno de los arquitectos letones más emblemáticos. El interior del museo ha sido reconstruido para exponer diversos objetos propios de una casa típica letona durante el siglo XX. Otro recorrido por la historia que vale la pena conocer.

 

cena: la kanna, salsas deliciosas

Con un ambiente muy acogedor y música de relax, este local se encuentra un poco alejado del centro. Su cocina tiene toques de inspiración en la gastronomía francesa, italiana y mediterránea. Algunos clientes aseguran que hacen la mejor lubina letona de toda la ciudad. El precio medio por persona es de 30 euros y es recomendable reservar antes de ir.

 

Planifica tu próximo viaje gastronómico a Riga, capital de Letonia, para saborear sus deliciosos platos del Báltico. O planifica un recorrido cultural e histórico por sus museos para satisfacer tu curiosidad.

Share this:

Write A Comment