Es la principal y más grande ciudad de Marruecos, con más de tres millones de habitantes también es el centro económico y comercial de todo el país, acaparando un 60% del total de empresas y bancos principales marroquíes. Seguramente conocerás la ciudad por la famosa película del mismo nombre, Casablanca, del año 1942; en la que Humphrey Bogart le susurra a Ingrid Bergman “siempre nos quedará París”. Aunque fuera rodada completamente en estudios americanos.

La ciudad fue construida por los franceses a partir del año 1907, convirtiéndose en un protectorado del país. Durante ese periodo también se erigió el puerto de la ciudad, uno de los más importantes de África del Norte, que además acapara el 60% del comercio marítimo de Marruecos.

Esta pequeña joya, que se encuentra a tan solo 80 kilómetros de Rabat, la capital del país, es una perfecta mezcla entre los elementos más tradicionales de África y la moderna y cosmopolita Europa. Déjate llevar por la exótica y colonial esencia de esta ciudad, en la que podrás ver los contrastes de la metrópolis.

QUÉ NO PUEDES PERDERTE EN CASABLANCA

1. gran mezquita hassan ii

La segunda mezquita más grande del mundo después de La Meca. Por si eso no es suficiente, el majestuoso minarete de esta impresionante construcción está encumbrado, a más de 200 metros de altitud, por un rayo láser que apunta directamente a La Meca. La sala de oraciones tiene capacidad para 25.000 personas, el edificio tiene 25 portones de titanio y latón, y tiene un techo impresionante que, al abrirse, deja que el cielo se refleje en el estanque del patio, con 10.000 metros cuadrados de decoraciones.

Construida por el arquitecto francés Pinseau y Bouygues en 1989, los acabados de los mármoles y los diferentes materiales son de origen marroquí, dando un aspecto lujoso a esta mezquita, que además está situada en la playa cercana al puerto de Casablanca, algo que aún le da un toque más fantasioso a la construcción.

La entrada al edificio cuesta 9 euros, y el horario de apertura es entre las 8:00 y las 17:00 horas. También es recomendable contratar una visita guiada por el interior, para apreciar mejor todos los elementos arquitectónicos de esta verdadera joya de Marruecos.

2. ciudad antigua o medina

El casco antiguo o ciudad antigua de Casablanca es un lugar ideal para ir de compras, comprar artículos de marroquinería o de marca. Rodeada por murallas en el siglo XVI, en esta zona de la ciudad podremos encontrar algunos puntos emblemáticos como La Torre del Reloj, los santuarios de Sidi Kairouani y Sidi Bousmara, y varias mezquitas como la de Jamma Souk.

En el centro de la plaza, se encuentra La Scala, un bastión construido en 1769 por el entonces Sultán Sidi Mohammed Ben Abdallah, que fue el responsable de transformar lo que antes era una aldea, en la propiamente dicha ciudad de Casablanca. El bastión era una construcción de defensa, con cañones apuntando al Oceáno Atlántico. Actualmente, La Scala se ha convertido en un restaurante de comida marroquí.

3. morocco mall

Es el centro comercial más grande de todo Marruecos y uno de los cinco mayores en todo el mundo. Los amantes de las compras y de los viajes de este tipo amarán este complejo, que tiene una superficie de diez hectáreas, con 250.000 metros cuadrados de construcción, de los cuales 70.000 pertenecen a comercios, en un total de tres plantas.

Como una pequeña ciudad, el centro comercial tiene un total de 600 marcas de todo tipo, con un total de 350 tiendas, 14.000 metros cuadrados de jardines, restaurantes, bares, cafeterías, etcétera. Especialmente interés tiene la zona llamada el Souk, un espacio inspirado en las antiguas medinas marroquíes, donde podrás encontrar productos artesanales y productos típicos del país –aceite de argán, babuchas, caftanes, chilabas…–.

4. la nueva medina o barrios de habous

Si te gustan los mercadillos y los productos del país… Éste es definitivamente tu lugar. Objetos de art decó, ropa, anticuarios, joyería, librerías, muebles antiguos, un mercado de especias, alfombras, cerámica, artículos de cuero… todo en un sinfín de bazares y tiendas pequeñas. En el barrio de Mers Sultan, al sur de la zona, encontrarás sastrerías para hacerte un traje a medida, un mercado de fruta y verdura, y también… Hechiceros. En el zoco de la hechicería te predecirán tu futuro, y te darán remedios tradicionales y caseros para los males que te acechan.


gastronomía africana EN CASABLANCA

la basmane

Especializado en gastronomía marroquí, este restaurante ofrece delicias del país junto con una danza del vientre. La carta del local es muy variada y los precios son moderados. Los usuarios recomiendan sobre todo, el tajín de pollo y la pastiglia.

 

dar beida

Se describe como un restaurante que te transportará a los escenarios de ‘Las Mil y una noches’, con platos tradicionales de sabores regionales que encantarán tu paladar. Hummus, tajín, hojas de parra rellenas, kafta de pollo, baba ghanoug… Todo ello acompañado por actuaciones y por música tradicional marroquí.


Todas estas actividades y restaurantes están disponibles en Travisy, tu planificador de viaje. Recuerda que puedes añadirlas o eliminarlas de tu itinerario, además de que con nuestro catálogo ahora ya puedes explorar y descubrir puntos de interés, qué ver, qué hacer en Casablanca. ¡Por si te quedas sin ideas!

Share this:

1 Comment

  1. I think the painting is an excellent idea! Because sticking to healthy eating is just a lot harder than we hear it7&821#;s supposed to be, and it’s easy to get caught up in it and get a bit obsessive. Better to find other things to obsess about.

Write A Comment