La civilización humana ha hecho homenaje, a través de museos, de los hechos históricos más importantes de sus ciudades y países, de nuestra mejor obra artística, cultural, musical y literaria de cada casa. Existen museos artísticos, gastronómicos, dedicados a los imperios y los reinos que han gobernado el mundo, a las celebridades y personajes que han conseguido cambiar nuestra forma de vida…

Y en Europa también puedes encontrar una serie de museos dedicados a los aspectos más curiosos de la vida humana. Si quieres descubrir y explorar las ciudades europeas de una manera diferente, aquí tienes una lista de cinco museos singulares y únicos en Europa. 

1. museo del sexo, ámsterdam

Abierto el año 1985, en este museo aprenderás sobre las prácticas históricas y los rituales antiguos relacionados con el sexo, además que podrás ver objetos, fotografías, estatuas y juguetes sexuales que se utilizaban en diferentes períodos históricos. Es uno de los museos más visitados del país, con medio millón de visitantes anuales. Cómo no, se encuentra cerca del ‘Barrio rojo’ de Ámsterdam, la entrada cuesta cuatro euros y la edad mínima de admisión es de 16.

2. museo de la tortura, ámsterdam

“Descubre el doloroso pasado”, es el slogan de este museo. En estas instalaciones podrás explorar y aprender sobre la historia de los métodos e instrumentos de tortura en Europa. En una de las exposiciones, “Penas y condenas en la Edad Media” podrás contemplar más de 40 objetos utilizados para torturar y castigar, desde la Silla de la Inquisición española hasta la guillotina francesa. El museo se encuentra al otro lado del mercado de flores Bloemenmarkt y la entrada cuesta 7,50€.

3. museo de carruajes funerarios, barcelona

Situado al lado del Cementerio de Montjuïc, esta colección de carrozas funerarias fue fundada en 1970 por Cristóbal Torra, entonces gerente del Servicio Municipal de Pompas Fúnebres.

La aparición de los carruajes funerarios en la ciudad de Barcelona tiene su origen en el año 1775, cuando se inauguró el primer cementerio fuera de las murallas de la ciudad a causa de las consecuencias sobre la salud de los ciudadanos al tener las fosas dentro de la urbe. En 1835, la alcaldía barcelonesa impuso la obligación de utilizar carruajes funerarios para trasladar los fallecidos hasta el cementerio, y a pesar del inicial rechazo de la población, pero pronto el uso del transporte funerario pasó a ser un símbolo de lujo y prestigio entre las familias. 

El museo dispone de una colección de 13 carrozas originales, con un gran valor artístico y cultural, representando las corrientes culturales y artísticas del momento en Barcelona. Los horarios de apertura son los sábados y los domingos de 10 a 14 horas.

4. museo de las relaciones rotas, zagreb

¿Tienes el corazón partío? Puede que una visita a este museo te ayude, a través de la catarsis, a superar tu ruptura amorosa. En él podrás encontrar objetos personales producto de relaciones fallidas, junto con una una pequeña descripción. De hecho, el museo fue fundado por una ex-pareja de artistas croata que, tras cuatro años de relación, bromearon sobre abrir un museo en honor a su relación con los objetos y muebles que habían compartido juntos. Y la idea se hizo popular entre el círculo de sus amigos, que donaron piezas y objetos de sus propios fracasos románticos. Y fue cuestión de tiempo que el público general empezara a hacer sus aportaciones personales al museo, hasta el punto que en 2016 se abrió un Museo de las Relaciones Rotas en Los Ángeles. 

Es un verdadero homenaje “a la fragilidad de las relaciones humanas, así como al contexto político y social que envuelve estas historias que se cuentan”, según el Foro Europeo de Museos, que galardonó en 2011 el museo zagrebí por su innovación. El horario de apertura es diario de 9 a 22 horas.

5. museo falológicoreykjavík

Un verdadero homenaje al miembro viril, con la colección de genitales masculinos –y partes de ellos– más grande del mundo, este museo se encuentra en Reykjavík, Islandia. Contiene un total de 280 especímenes de 93 especies animales diferentes: 55 provenientes de ballenas, 36 de focas marinas y 118 de mamíferos terrenales. Se exponen como trofeos de caza, embalsamados, conservados en formol o disecados.

Y sí, en 2011 el museo recibió el primer pene de humano, de la mano de un donante, aunque aseguran que siguen en la búsqueda de “uno más joven, más grande y mejor”. La galería fue fundada en 1997 por el profesor Sigurður Hjartarson, que inició su interés por el mundo de los falos en su infancia, cuando le regalaron un látigo hecho de pene de toro. Si quieres visitar este museo, el horario de apertura es de 10 a 18 horas-

Share this:

Write A Comment