‘¿QUIERES VIAJAR SOLA?’, ‘no sabrás cómo hacerlo’, ‘es peligroso para una mujer’, ‘te vas a aburrir sola’…

¿Te suena? No eres la primera ni la última a la que le resuenan en la cabeza estas frases, repetidas una y otra vez, hasta la saciedad por tu familia, amigos, opinión pública… De que una mujer viajando sola aún, hoy en día, es algo marciano para los ojos de mucha gente.

Seamos realistas: es obvio que existen muchos países en los que la libertad de la mujer aún está restringida bajo los sistemas políticos y religiosos de su gobierno, o por la configuración social que les impone una serie de tradiciones y tabúes.

Todos sabemos la dificultad que existe en emprender un viaje solo o sola, seas hombre o mujer, pero queremos desmontar uno a uno los argumentos típicos que impiden, de forma indirecta, a las mujeres de explorar el mundo solas.

1. no es seguro que una mujer viaje sola

El riesgo de atraco, de asalto o de robo es el mismo para una mujer que para un hombre en un país extranjero. Ahora bien, es cierto que una mujer viajando sola recibirá más atención que un hombre, y tendrá que lidiar con galanterías y acercamientos en algunos países determinados. Pero en el fondo… Estas situaciones también se dan en nuestro país.

Las opiniones de las viajeras expertas coinciden en que la mayoría de gente que han conocido en sus viajes han sido hospitalarios y amables, pero obviamente existen excepciones como en todos lados. Este miedo, que en el fondo es implantado, no tiene por qué impedirnos de emprender un viaje solas. El mundo no está esperando en una esquina para atacarte cuando salgas de casa.

El tema de la seguridad es el más recurrente al argumentar por qué una mujer no debería viajar sola. Los índices de violencia doméstica y de género en España son alarmantes y no por ello dejamos de salir cada día a la calle. Las estadísticas pueden engañar fácilmente, por ejemplo el país europeo con más denuncias por agresiones sexuales es Suecia, pero porque se contabilizan las agresiones repetidas de la misma persona, algo que no se hace en otros países. Con esto queremos dar a entender que el tema de la seguridad según los datos es muy relativo.

2. no sabrás cómo hacerlo sola

Bueno, este argumento de por sí ya suena ridículo… Pero sí que hay que prepararse el viaje como es debido, teniendo en cuenta todas las circunstancias que puedan tener lugar. Pero de nuevo, esto debe hacerlo tanto un hombre como una mujer. Viajar solo o sola no es una tarea fácil, requiere tiempo y dedicación previos a la salida. Las viajeras que llevan mucho tiempo en ruta dan este simple consejo: Sé precavida, usa tu sentido común, haz caso a tus instintos y estate alerta. Más directo y claro imposible.

Los mismos consejos que se aplicarían a un hombre que quisiera viajar solo, vamos. Informarse bien y reservar el alojamiento antes de ir, planificar una ruta o un itinerario por el país, saber cómo te vas a transportar y cómo te vas a mover. Todo esto no es más que el proceso normal de planificación de un viaje.

3. vas a aburrirte sola

Tampoco se trata de coger e irse por primera vez durante seis meses a hacer una ruta por África Negra. No se trata tampoco de demostrar a los demás lo que vales por irte sola de viaje, sino que puedes perfectamente ir a un destino cercano durante un fin de semana o por Europa.

Poco a poco, dentro de ti despertarás el hambre por recorrer y explorar el mundo por ti misma. Los viajeros expertos, casi todos, coinciden en que una travesía en solitario ha sido una de las experiencias más gratificantes de sus vidas. Y es que te conocerás mucho mejor, alejada de las redes sociales, y te aseguramos que no te aburrirás… Eso es lo de menos. Aprenderás a lidiar con distintas situaciones en la vida, a valerte por ti misma –lo mismo va para los hombres–, y simplemente te darás cuenta que todos los miedos que antes se te habían sido impuestos, habrán desaparecido y te parecerán tonterías.

Viajar solo o sola es una verdadera experiencia de descubrimiento tanto del mundo a nuestro alrededor como de nuestro interior: los tópicos y los miedos de los demás nunca deberían ser un impedimento para que cojamos un día la mochila y nos vayamos.

 

otros posts que podrían interesarte…

Cómo viajar de forma ‘inteligente’: viaja ‘lowcost’

10 consejos para viajeros

 

Share this:

Write A Comment